La Superba

Montserrat_Caballé_superba

Se diría que el arte tiene un componente trinitario, tal vez como la naturaleza humana. El arte lírico del XX, por ejemplo, sería impensable sin ese triángulo femenino formado por Maria Callas –la Divina–, Joan Sutherland –la Stupenda– y nuestra Montserrat Caballé, a la que sus seguidores apodaron justamente la Superba. Si la soprano griega se caracterizaba por la penetración psicológica de su canto, de aliento shakesperiano, y Sutherland pasaba por ser la reina del bel canto gracias a una coloratura perfecta y a la inaudita extensión de su registro agudo, la voz de Caballé miraba continuamente hacia ese más allá que define la belleza pura.

Continúe leyendo en The Objective.

Tanta belleza

Tanta belleza

Del portal abierto surgía la melodía de “I know it’s over”, del desaparecido grupo The Smiths. Me fijé en un rótulo, escrito en inglés, que invitaba a conocer el local: «Hay muchas razones para entrar en esta casa. Hablamos muy bien el italiano y sabemos dónde está situada la Piazza Navona». En el escaparate unos cuadernos de escritura, de tapa antigua y letra cursiva, me llamaron la atención –sólo después al hojearlos supe que no eran cuadernos, sino recetarios de cocina. Eran las diez de la noche y los romanos hacían cola en las pizzerías.

Continúa leyendo Tanta belleza