José Antonio Zarzalejos: «Si el desenlace del caso Juan Carlos I se maneja bien, la monarquía parlamentaria tiene futuro»

por | Mar 27, 2021 | Perfiles | 0 Comentarios

José Antonio Zarzalejos (Bilbao, 1954) retrata en su reciente libro Felipe VI. Un rey en la adversidad (Ed. Planeta) los intensos años de reinado de nuestro monarca. Es un libro escrito a favor de la Corona, consciente de su enorme importancia histórica, pero que no oculta las tremendas dificultades que afronta en el actual momento político.

En esta larga conversación para The Objective, José Antonio Zarzalejos reflexiona sobre el difícil legado de Juan Carlos I, la necesidad de acotar la inviolabilidad del rey, el papel de Felipe VI durante el procésy las reformas de futuro que necesita acometer España.

En un libro anterior, ‘Mañana será tarde’, usted dedicaba un capítulo a «los colores de la corrupción» e incidía con especial crudeza en el rol de los municipios. «La corrupción municipal es la más perniciosa», sentenciaba entonces. En este libro, dedicado al rey Felipe VI, describe con dureza a su padre, el rey emérito. ¿Sigue creyendo  que la corrupción sube de abajo arriba, como sugería en ‘Mañana será tarde’,  o por el contrario, sospecha ahora que se trata de un fenómeno más transversal que aqueja por igual las distintas capas de la sociedad española?

En ese ensayo de 2015 me basaba en un criterio empírico: las administraciones locales -con menos controles- y los partidos políticos son las instancias en las que se han registrado los mayores casos de corrupción. Ese criterio sigue siendo perfectamente válido, aunque la corrupción, y ya se señalaba en el libro, es un fenómeno heterogéneo y que brota en todas las instancias, pero que se conecta con los fenómenos de licitación y contratación públicas de obras y servicios y con el tráfico de influencias. Y eso sigue siendo así, aunque se ha producido en estos últimos años una reacción más regenerativa. La presunta corrupción del rey emérito no se inscribe en un escenario usual, por el contrario, lo hace en la Jefatura del Estado y se ampara en un privilegio constitucional que se otorga para el ejercicio integral de sus funciones: la inviolabilidad. El concepto remite a la irresponsabilidad  de la «persona» del Rey y, según la actual interpretación mayoritaria, ampara las decisiones institucionales y conductas del Jefe del Estado en el ejercicio de su cargo, pero también las que practica en su ámbito privado. Se trata de una inmunidad completa que, en este caso, ha servido como instrumento para la impunidad. No puede, por lo tanto, establecerse un termino de comparación con la corrupción política a la que me refería en Mañana será tarde.

LEER ENTREVISTA COMPLETA EN THE OBJECTIVE.

Daniel Capó

Daniel Capó

Casado y padre de dos hijos, vivo en Mallorca, aunque he residido en muchos otros lugares. Estudié la carrera de Derecho y pensé en ser diplomático, pero me he terminado dedicando al mundo de los libros y del periodismo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This