El hombre que habitaba consigo mismo

por | Mar 22, 2021 | Solar Antiguo | 0 Comentarios

Para los que nacimos en la década de los setenta, el ciclismo llegó a nuestras vidas como un cometa caído del cielo. El deporte se reducía al perímetro de un campo de fútbol o quizás -como era mi caso- al de una cancha de tenis, pues mi madre es sueca y aquellos eran los años en que Björn Borg inauguraba la estética IKEA. Pero el ciclismo nos resultaba desconocido y lo fue hasta que, a principios de los ochenta, el televisor empezó a regalarnos las etapas del Tour y de La Vuelta, con nombres –ahora ya míticos– como los de Ángel Arroyo, Perico Delgado, Alberto Fernández, Álvaro Pino, Vicente Belda o Marino Lejarreta, que sustituían en el imaginario de los aficionados españoles los de Bahamontes, Ocaña, Poblet, Julio Jiménez o del genial Tarangu. Fue la televisión la que suscitó este fervor (recuerdo que las primeras etapas que vi fueron las del Tour en el que Ángel Arroyo quedó segundo, y La Vuelta que perdió Alberto Fernández frente a Éric Caritoux); pero sobre todo fue la radio, hora a hora en los boletines informativos, con aquel inolvidable «¡adelante, compañeros!» y la voz inconfundible de Javier Ares en Antena 3 retransmitiendo las etapas.

LEER ARTÍCULO COMPLETO EN THE OBJECTIVE

Daniel Capó

Daniel Capó

Casado y padre de dos hijos, vivo en Mallorca, aunque he residido en muchos otros lugares. Estudié la carrera de Derecho y pensé en ser diplomático, pero me he terminado dedicando al mundo de los libros y del periodismo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This