En un plató

por | Nov 30, 2020 | Animal Social | 0 Comentarios

El año en que llegué a la universidad, se celebraron los Juegos Olímpicos de Barcelona y yo engordé diez kilos. No hay ninguna relación directa entre ambos acontecimientos, sino que dejé de hacer deporte y empecé a estudiar en serio por primera vez en mi vida. Nos creíamos modernos sin serlo sólo porque los Juegos habían sido un éxito y Barcelona se presentaba guapa al mundo, y España también. Estrenábamos, sin que yo lo sospechara, un nuevo modo de hacer política sustentado en la ficción. Alguien dirá que esto siempre ha sido así y no lo discutiré, puesto que hablo sólo de lo que he vivido, de lo que conozco de primera mano. En aquellos años, Monserrat Caballé cantaba junto a Freddie Mercury un pastiche pop, que ejemplificaba el rostro de una modernidad sin sustancia ni contenido: la modernidad televisada de las mamachicho, las tetas de Sabrina interpretando “boys, boys, boys” y el erotismo en formato thriller de Instinto básico.

LEER ARTÍCULO COMPLETO EN THE OBJECTIVE.

Daniel Capó

Daniel Capó

Casado y padre de dos hijos, vivo en Mallorca, aunque he residido en muchos otros lugares. Estudié la carrera de Derecho y pensé en ser diplomático, pero me he terminado dedicando al mundo de los libros y del periodismo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This