Una vida centenaria

por | Ago 10, 2020 | Animal Social | 0 Comentarios

«En medio del camino de la vida/ me vi perdido en una selva oscura,/ la buena senda errada y la andadura,/ cuando el alma vagaba adormecida», escribe Dante al principio de la Divina comedia. En la antigüedad, ese punto intermedio de la vida se situaba en los treinta y cinco años –así lo hacían los salmos y así lo recoge el inmortal florentino–, una edad que ya no retiene ni la ternura de la infancia ni la ingenuidad del adolescente, aunque tampoco alcanza los rasgos crepusculares de la vejez, esa mezcla –a veces no bien resuelta– de experiencia y desengaño. Una tía de mi mujer, la Hermana María Luisa Sánchez, de la Congregación de las Misioneras Cruzadas de la Iglesia, cumplió cien años el pasado viernes, de modo que los versos del poeta no se ajustan precisamente a su biografía. Nació en 1920 en San Bartolomé de las Abiertas, una pequeña localidad cercana a Talavera de la Reina. En España gobernaba por aquel entonces Alfonso XIII y de joven pudo ver su exilio y la llegada de la II República, con ojos que ya no eran de niña. El rigor de la Historia todo lo abrevia –también esa inocencia privativa de la niñez– y a la República le siguió la guerra civil, el cambio de régimen y el hambre de la posguerra, antes de cumplir los treinta y cinco. Pero la mitad de su camino no tuvo lugar en 1955 –la edad del Dante–, sino mucho después, cuando nuestro país disfrutaba ya de los efectos regeneradores del plan de estabilización y se hablaba de un milagro económico español, como antes se había hablado de un milagro alemán. Sin embargo, a los cincuenta años –en 1970–, todavía le quedaba mucho por conocer: el retorno de la Corona y la instauración de la democracia, el ingreso en Europa y el cambio de valores de nuestra sociedad, el triunfo de la Transición y la crítica situación actual.

LEER ARTÍCULO COMPLETO EN THE OBJECTIVE.

Daniel Capó

Daniel Capó

Casado y padre de dos hijos, vivo en Mallorca, aunque he residido en muchos otros lugares. Estudié la carrera de Derecho y pensé en ser diplomático, pero me he terminado dedicando al mundo de los libros y del periodismo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This