Todas las noches de la humanidad

por | Dic 23, 2019 | Animal Social | 0 Comentarios

Para hablar como los contemporáneos –uno es hijo de su tiempo–, se diría que la Navidad puede leerse en código binario: el bien y el mal, el rey rico y poderoso frente al Niño pobre e indefenso, la noche y el día… Los padres de la Iglesia observaron que no es casualidad –nada es casual en la estampa de Belén– que el Mesías no naciera a la luz del sol sino en la oscuridad, precisamente para que resaltase aún más el brillo de la esperanza que traía: la de un Salvador anunciado por la estrella y los ángeles. Hoy este relato nos parece mitológico, casi infantil: una maternidad virginal contra toda lógica científica, una divinidad kenótica que se despoja de su eternidad para hacerse mortal y sufrir una muerte de cruz, unos astros que adoran a su Creador en el firmamento – pero de los que apenas queda constancia en otras fuentes de la época–, la aparición de un coro celestial de figuras angélicas, la llegada de unos misteriosos magos, el odio de Herodes, la misteriosa indiferencia de los posaderos… Todo resulta secreto y público a la vez, vedado a los ojos de unos, evidente y claro a los ojos de otros. Se diría que las consecuencias del fiat mariano se extienden a lo largo de los siglos en forma de pintura, música, arquitectura, teología, consuelo, poder y martirio.

LEER ARTÍCULO COMPLETO EN THE OBJECTIVE.

Daniel Capó

Daniel Capó

Casado y padre de dos hijos, vivo en Mallorca, aunque he residido en muchos otros lugares. Estudié la carrera de Derecho y pensé en ser diplomático, pero me he terminado dedicando al mundo de los libros y del periodismo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This