Las brasas del Edén

por | Ene 8, 2018 | Animal Social | 0 Comentarios

Poco antes de Navidad, Gregorio Luri explicaba en una entrevista concedida a un medio catalán que «los niños preguntan porque tienen miedo. No necesitan respuestas científicas, sino consoladoras». En medio de la inquietud del mundo –un lugar terrible y hermoso a la vez–, el anhelo de seguridad recorre los primeros años de la infancia, como una arcilla frágil y asustadiza que se va cociendo con la experiencia. El fundamento mismo del “apego seguro”, una de las teorías de inspiración psicoanalítica más probadas, encuentra su sentido en esta necesidad de consuelo que sustenta la vida.

Continúe leyendo en The Objective.

Daniel Capó

Daniel Capó

Casado y padre de dos hijos, vivo en Mallorca, aunque he residido en muchos otros lugares. Estudié la carrera de Derecho y pensé en ser diplomático, pero me he terminado dedicando al mundo de los libros y del periodismo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This