Somos lo que leemos

La noticia de que el gobierno británico va a regalar a todos los alumnos de su país, que tengan entre once y doce años, un microordenador coincide con otra información –esta vez de la BBC– en torno a la crisis soterrada de las bibliotecas públicas. Sólo en los últimos cinco años han sido despedidos 8.000 bibliotecarios en el Reino Unido y han cerrado unos 350 establecimientos. El desplazamiento hacia lo digital acelera las transformaciones con el consiguiente declive de los oficios tradicionales. Pero, si pensamos en el espacio estricto de nuestra cultura, nos daremos cuenta de que ésta depende en gran medida de los libros que hemos leído. La lectura amplía el ámbito de nuestros conocimientos y abona con creces el campo de cultivo de la sensibilidad. Al leer, nos insertamos en una tradición que confía en la experiencia humana y sabe que el auténtico valor de cualquier tradición, como señala Coetzee, consiste en ser sometida a prueba diariamente. En este sentido, el cierre de las bibliotecas nos habla de otros eclipses: para empezar, el de la capacidad de atención, el del diálogo con el pasado y, en última instancia, el de todo aquello que vagamente podemos denominar “inteligencia lingüística”.

Fuente: The Objective.

Artículo completoSomos lo que leemos.

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s