Maison Jacobs

Un velero encalla en las costas del norte de Francia. Responde al nombre de Maison Jacobs. En la playa, un viejo con boina anota el canto callado de los peces. Unos niños juegan al balón: ¡Olivier!, ¡Olivier!, gritan. Sobre la arena, los trazos borrosos de un haiku y los restos de un collage hecho con una caracola y dos estrellas de mar. Sólo la niebla, nos advierte de que se trata de un sueño.

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s