Habla, memoria

por | Feb 23, 2021 | Animal Social | 0 Comentarios

El pasado lunes por la mañana fui con mi hija al mar. La luz era nítida; el tiempo, primaveral. Primero bajamos a una playa –no había nadie sobre la arena– y a continuación subimos por unos acantilados hasta llegar a otra playa cercana igual de solitaria. Una pareja paseaba su perro, dos gatos ronroneaban en la terraza de un chiringuito cerrado, las gaviotas volaban en círculos. Nos sentamos en las rocas y abrí la mochila con la merienda. Recordé la cantidad veces que hemos hecho esta misma excursión. Paseamos, jugamos a perdernos en un laberinto de setos y luego bajamos a las rocas, junto a la playa, y comemos mirando al mar. Yo aprovechaba para leerles –primero a mi hija y luego, cuando creció, también a mi hijo– algún cuento. Sus favoritos eran las andanzas del gato Findus y el viejo señor Pettson, sobre todo el titulado Cuando Findus era pequeño y desapareció. ¿Se acordarán aún? Me dicen que sí, pero yo no lo sé. En nuestras vidas el amor perdura como una fina capa de pintura que cubre también el olvido. Quiero decir que la atmósfera domina sobre cada una de las pinceladas concretas que nos dibujan.

LEER ARTÍCULO COMPLETO EN THE OBJECTIVE.

Daniel Capó

Daniel Capó

Casado y padre de dos hijos, vivo en Mallorca, aunque he residido en muchos otros lugares. Estudié la carrera de Derecho y pensé en ser diplomático, pero me he terminado dedicando al mundo de los libros y del periodismo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This