Plácido Domingo

por | Ago 23, 2019 | Animal Social | 0 Comentarios

Pocos cantantes hicieron más por popularizar la ópera a finales del siglo pasado que Plácido Domingo. Él y Luciano Pavarotti mantenían una rivalidad que tenía algo de interés mutuo, de provocación compartida y de lucha de divos. Ambos eran extrovertidos y carismáticos, hábiles y ambiciosos. Ambos tuvieron la suerte de vivir una época en la que los grandes tenores del pasado –Björling, Corelli, Di Stefano, del Monaco, Bergonzi– o bien habían muerto, o bien sus recursos vocales empezaban a decaer notablemente. Ambos supieron aprovechar el potencial pop de las compañías discográficas, gracias también a la calidad sonora de las nuevas tecnologías de reproducción. Entre sus rivales, Alfredo Kraus no sólo era mayor sino que su estilo de canto elegante y aristocrático, unido a la parquedad de su repertorio, lo confinaron al ámbito de un público más refinado; mientras que, debido a uno u otro motivo, Carreras, Aragall y Araiza –por citar a otros tres grandes tenores de aquellas décadas– nunca compitieron en la misma liga. Domingo y Pavarotti disfrutaron, pues, de una posición de privilegio y dominio difícilmente repetible en el futuro.

LEER ARTÍCULO COMPLETO EN LA OPINIÓN DE MÁLAGA.

Daniel Capó

Daniel Capó

Casado y padre de dos hijos, vivo en Mallorca, aunque he residido en muchos otros lugares. Estudié la carrera de Derecho y pensé en ser diplomático, pero me he terminado dedicando al mundo de los libros y del periodismo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This