Ronja, la hija del bandolero

Leo en el periódico que muy pronto se va a estrenar en España Ronja, la nueva serie de animación dirigida por el hijo del mítico director japonés Hayao Miyazaki de Studio Ghibli. Enseguida he ido a Youtube y he visto el primer tráiler de la serie y la hermosa “Nana de los lobos”, que su madre canta a la protagonista.

Continúa leyendo Ronja, la hija del bandolero

Arias Maldonado: “No es extraño que el nacionalismo sea xenófobo o el populismo nacionalista”

Foto: Fundación Juan March

Fino observador de la realidad política y ensayista de largo aliento, Manuel Arias Maldonado acaba de publicar un fascinante libro sobre la musculatura emocional de la democracia. Con una mirada culta e incisiva, el autor malagueño reflexiona en La democracia sentimental (Página indómita) sobre las tendencias de fondo que iluminan el debate político contemporáneo. En esta larga conversación con Daniel Capó para Nueva Revista, Manuel Arias Maldonado nos habla del “giro afectivo” de las ciencias sociales, el papel de las nuevas tecnologías o el futuro de la democracia liberal, entre otros muchos temas.

Continúa leyendo Arias Maldonado: “No es extraño que el nacionalismo sea xenófobo o el populismo nacionalista”

En tierra de nadie

Foto: Carlos Delgado

El crecimiento acelerado de Ciudadanos durante estos dos últimos años se ha fundamentado sobre una sucesión de crisis superpuestas: la económica, la territorial y la política, aunque no necesariamente por este orden. La descomposición de los principales partidos de la estabilidad ha facilitado todo este proceso. El Partido Popular resistió a duras penas el efecto combinado de los recortes presupuestarios sobre el Estado del bienestar y el persistente goteo de casos de corrupción que afectaban a las mismas entrañas de su organización.

Fuente: The Objective.

Artículo completoEn tierra de nadie.

La voz del profeta

Foto: Fundación-Museo Jorge Oteiza

Fue el poeta donostiarra Gabriel Insausti, quien me habló por primera vez de la obra escrita del escultor vasco Jorge Oteiza (1908 – 2003), de quien, por aquel entonces, andaba preparando una tesina. Durante mucho tiempo, pensamos en ir a visitarle –Gabi ya le conocía y le había tratado en su retiro navarro de Alzuz– aunque luego nunca llegamos a ir, quizá porque Insausti se marchó a Inglaterra para continuar con sus estudios de doctorado. Tras la muerte del escultor guipuzcoano en 2003, la Fundación-Museo que lleva su nombre ha procedido a publicar su obra completa, en cuidada edición crítica, de la que, hasta el momento, han aparecido los volúmenes dedicados a la poesía, su ensayo Quosque Tandem…! y Carta a los artistas de América.

Hablar de Oteiza es referirse a una de las voces fundamentales del arte español del siglo XX. Podríamos hablar en primer lugar de su escultura –y para aquellos que no la conozcan, les recomiendo el catálogo de la exposición que le dedicó el Guggenheim de Bilbao hace unos años-; pero su obra artística sería impensable sin tomar en consideración la poesía y, sobre todo, un ensayo fundamental: Quosque tandem…!. La paradoja oteiciana se cifra en un escultor que abandona la escultura para dedicarse a escribir, precisamente cuando tras ganar la Bienal de Sao Paulo se encuentra en el cenit de su carrera. En el fascinante prólogo que firma Insausti para la Poesía Completa se apunta que detrás de esta renuncia se esconde una cierta voluntad profética – la figura hebrea del nâbi o profeta, el hombre llamado a una misión y a hacer oír su voz. De este modo, si Oteiza juega a ser un profeta, Quosque Tandem…! representa su texto sagrado: un ensayo mágico y revolucionario, caótico a menudo, escrito en una prosa titánica y sincopada que constituye, sin ningún lugar a dudas, una de las reflexiones estéticas más importantes que se han publicado en España en los últimos cien años.

La voz profética de Oteiza se extiende a la cultura vasca –que él ve como origen de Europa en una especie de meta-relato genesíaco que le conduce a leer los mitos griegos en clave vascongada– y que siente amenazada primero por el franquismo y más tarde por el falso vasquismo del PNV y sus “negociantes recadistas”.  Pero no es la política lo que nos interesa aquí, sino las intuiciones estéticas del escultor de Orio, que concibe el arte como una especie de teología apofática, de religiosidad de la nada y del vacío. Así, Amador Vega, señala con acierto que, para Oteiza, “el arte actual debe cumplir hoy con las funciones antes asignadas en la religión a las órdenes espirituales, como los franciscanos en Occidente o los budistas en Asia. Por esta razón, Oteiza presenta la estética negativa como aquella disciplina del espíritu que se hace cargo del final del arte en tanto que fantástica eliminación del propio lenguaje, es decir: la conclusión [del arte] en una zona de silencio”.

Artículo publicado en Diario de Mallorca.

La mirada del alma

Foto: NASA

Se diría que los ruiseñores han inspirado el canto de las musas de un modo en que no lo han hecho los áridos paisajes lunares. Si la filósofa Simone Weil escribió aquello tan exacto de que la auténtica belleza reside en las flores y las estrellas –esto es, “en lo infinitamente débil o en lo infinitamente lejano”–, George Steiner lamentará que las distintas misiones espaciales del Apolo no hayan merecido un solo verso inmortal.

Fuente: The Objective.

Artículo completoLa mirada del alma.

Sobre Ramón Gaya

Foto: Juan Ballester

Sospecho que cuando la pintura de Gaya quede relegada a la condición de un minor español –gran minor, pero menor al fin y al cabo-, sus ensayos seguirán siendo leídos con admiración. Los ya clásicos, como su Velázquez, pájaro solitario, continúan siendo la obra de referencia para comprender la pintura del sevillano. Uno admira todavía más El sentimiento del pintura con su tríptico sobre la desesperación, la santidad y el silencio del arte; conceptos que anudan el pensamiento de Gaya con la noción de lo sagrado. Sin lo sagrado – y su relación con el hombre -no se puede entender a Gaya.

Continúa leyendo Sobre Ramón Gaya