Solsticio

daniel-capo-solsticio-jose-carlos-llopAl poco de conocer a José Carlos Llop hablamos de la luz de Anton Bruckner, con los rayos del sol que entraban por la ventana de su despacho iluminando el rostro del escritor. Recuerdo que aquella mañana conversamos acerca del Quinteto en do mayor de Schubert como banda sonora de la Mitteleuropa, del ciclo de canciones Viaje de invierno en la versión de Hans Hotter y de una rara grabación del coro del general Vlasov. Hablamos del dietario como género de la memoria – él me recomendó Los tres cuadernos rojos de Jiménez Lozano – y del acento clásico de la mejor poesía inglesa. Recuerdo que la luz del sol caía sobre el escritorio, proyectándose con una intensidad singular y que fue en ese momento cuando comenté la importancia de los finales en la música de Bruckner, como le había oído argumentar en una ocasión a Sergiu Celibidache: lo que brilla en esas codas que cierran sus sinfonías es una luz que persigue un nuevo comienzo, libre de la esclavitud del caos y de la miseria. Más adelante, en una nota de mi diario, apuntaría que, al llegar a casa, me puse en el reproductor de cedés la sonata op. 109 de Beethoven; lo cual me sorprende, pues ni entonces ni ahora tengo por costumbre escuchar a Beethoven a la vuelta del verano. Por lo menos no aquí, en la isla.

Continúa leyendo Solsticio