El Libro de Job

Foto: El Diabo cubre de pústules a Job | William Blake

¿Qué es el Libro de Job? ¿Una obra maestra de la literatura? ¿Un diálogo de estirpe shakesperiana que invita a una magna reflexión sobre el dolor y el sinsentido de la vida? Admirado tanto por ateos como por creyentes, Job nos enseña a rezar en la estela de las palabras que, poco antes de morir, pronunció Romano Guardini: “¿Por qué el mal? ¿por qué el pecado?” La modernidad de la  pregunta es absoluta, quebrantando los presupuestos de una fe acomodaticia. Si Dios es bueno, ¿por qué nos hiere el mal? ¿Puede Dios actuar injustamente con el hombre? ¿Y cuál es el significado del dolor? Desde los orígenes del cristianismo, los Padres de la Iglesia han querido ver en este libro una prefiguración de la venida del Mesías – “sé que está vivo mi redentor”, leemos en la Vulgata -, al tiempo que se han sucedido las lecturas morales del texto, un ars vivendi en el que confluyen la cicatriz de la historia que se encarna con el abismo de la metafísica. Pensemos en la clásica exégesis de Gregorio Magno o en el hondo y bellísimo comentario del español fray Luis de León, por no hablar de las ensoñaciones psicoanalíticas del suizo Carl Gustav Jung. De un siglo a otro, atravesando las épocas, el misterio del Dios bíblico resuena como un escándalo para el lector, obligado a transponer todas sus certezas. No es una cuestión banal.

Continúa leyendo El Libro de Job