El comienzo de la primavera

daniel-capo-comienzo-primaveraEn alguna ocasión he escrito que los mejores ejemplos de literatura hispanoamericana actual los encontramos en la obra del boliviano Edmundo Paz Soldán – pienso, sobre todo, en su novela Río Fugitivo – y en la del colombiano Juan Gabriel Vásquez – en este caso, con su no menos espléndida novela Los informantes. Al no contar con el nombre del argentino Patricio Pron, me equivocaba. Apunten a este autor, cuya obra, capaz de crear un mundo narrativo poliédrico y de enorme ambición, asombre por la calidad de su inteligencia.

Continúa leyendo El comienzo de la primavera

José Jiménez Lozano

Toda la literatura de José Jiménez Lozano se sostiene sobre dos ideas que, de un modo u otro, se repiten a lo largo de su obra. La primera es casi un apunte auto-biográfico: “el escritor es alguien que no tiene apenas nada propio, pues todo se le regala y se le da”. La segunda es el desarrollo de una intuición ética fundamental, de inspiración judeocristiana: “la verdad sólo ha hecho su aparición como desgracia e irrisión”, tal como leemos en El narrador y sus historias, uno de los títulos capitales a la hora de desentrañar el misterio de la obra de José Jiménez Lozano. Ensayos, poesía, dietarios, novelas, relato y periodismo constituyen un armazón literario de una altura intelectual y moral muy poco común en España. En primer lugar por lo inusual de la tradición en la que se inserta el escritor abulense: una tradición, sin duda, hispánica y de hondo aliento europeo, pero localizada en los márgenes del canon oficial. Así los estudios que dedica a los moriscos, los judíos o su fundamental Los cementerios civiles y la heterodoxia española, en el que profundizará en las fuentes ilustradas de nuestra cultura. En segundo lugar, autores como Fray Luis de León, Cervantes, Kierkegaard, Flannery O’Connor, Dostoievsky, Simone Weil o los jansenistas resultan recurrentes al leer sus libros.

Continúa leyendo José Jiménez Lozano